BioFabrik Ecuador Archivos - La refinería blanca - Eurotex

mayo 3, 2021
Biofabrikpost.png?fit=1200%2C676&ssl=1

Durante las últimas cinco décadas, la contaminación plástica en la Tierra se ha duplicado. Según The Guardian, la humanidad ha producido más de 8,3 mil millones de toneladas de plástico desde mediados del siglo XX, lo que equivale al peso de más de 800.000 torres Eiffel. El 91% de esas 8,3 mil millones de toneladas nunca se han reciclado y se queman, se depositan en vertederos o durante mucho tiempo se tiran a la basura en nuestro medio ambiente. COVID-19 solo ha empeorado la situación: ya es hora de que nos unamos para un cambio Parece que incluso una pandemia global no pudo reducir la producción de plástico: la crisis de Covid aceleró el consumo de plástico en todo el mundo varias veces. Según algunos científicos y organizaciones medioambientales de Europa, pronto podría haber más máscaras que medusas en el mar Mediterráneo. Sumando estas proyecciones a los ya infames 380 millones de toneladas de plástico producidas por año (el 50% es de un solo uso), el problema de los desechos plásticos se vuelve más complicado que nunca.

Contaminación plástica en 2021 – ¿Dónde estamos?

Al final, resulta que a principios de 2021, el mundo se enfrenta a una crisis de contaminación plástica aún más profunda y grave que en 2020 y 2019. Incluso antes de que el COVID-19 golpeara al mundo, los científicos advirtieron que la producción mundial de plástico aumentará. de manera constante en las próximas ocho a nueve décadas, especialmente en las regiones en desarrollo, algunas de las cuales se espera que superen los 1.300 millones de toneladas de plástico por año. Es por eso que la gestión adecuada de los residuos plásticos debe ser una prioridad número uno en lo que respecta a la conservación del medio ambiente en 2021 y los próximos años.

Gráfico: La proyección basada en el crecimiento habitual predice un marcado aumento del uso de plástico hasta 2100 (Fuente: Material Economics, The Circular Economy, 2018)

La contaminación plástica te afecta más de lo que crees

Alrededor del 90% de los residuos plásticos globales van a los vertederos, donde se entierran bajo tierra. Esos vertederos son la razón por la que nuestro suelo y aguas subterráneas continúan contaminándose severamente, esparciendo la misma contaminación a los ríos y otras esferas del medio ambiente. Según EURELCO, solo en Europa, hay más de 500.000 vertederos, muchos de los cuales están ubicados en áreas cercanas a las ciudades, lo que los hace aún más peligrosos para la población local. En 2018, los vertederos de todo el mundo arrojaron más de 27 millones de toneladas de desechos plásticos. Cuando se exponen a la luz solar continua y a temperaturas más altas en general, los desechos plásticos se vuelven extremadamente peligrosos, emitiendo óxido de nitrógeno (NOx), un gas que es 10 veces más peligroso que el C02.

«La puerta de la contaminación plástica»

La otra parte más gravemente contaminada de nuestro sistema medioambiental son los océanos; ahora mucha gente se refiere a ellos como la «puerta número uno para la contaminación plástica». Teniendo en cuenta que todos los días se vierten 730 toneladas de residuos solo en el Mediterráneo, gran parte de ellos plásticos, el problema se agrava aún más. La descomposición del plástico en el medio marino o oceánico conduce a su rotura en los denominados microplásticos, que los animales marinos confunden fácilmente con alimentos, lo que provoca la muerte de más de 100.000 animales al año. Como era de esperar, algunos de esos microplásticos llegan a nuestra comida en la mesa; según la UE, los «efectos sobre la salud de esos microplásticos en los cuerpos humanos aún se desconocen». Sin embargo, es posible cambiar el rumbo y empezar a considerar estos residuos plásticos como un recurso valioso que puede utilizarse para producir energía.

Fuente: Servicio de Investigación del Parlamento Europeo

¿Cómo podemos reciclar tantos residuos plásticos?

Cuando se trata de reciclaje de plástico, hay dos formas principales de hacerlo: mediante el reciclaje mecánico o químico. El reciclaje mecánico es uno de los métodos más utilizados para reciclar plástico en Europa: el proceso de reciclaje se centra principalmente en triturar el plástico en partes más pequeñas mientras se conserva la estructura de la molécula. El reciclaje mecánico requiere desechos no contaminados como materia prima y también tiene una escala limitada, lo que significa que muchos tipos de plástico no se pueden reciclar con este método. Si bien apoyamos el reciclaje mecánico, creemos que no puede resolver por completo el problema de los desechos plásticos, y es por eso que elegimos el reciclaje químico como parte de nuestra solución tecnológica para abordar la crisis del plástico. El reciclaje químico es capaz de procesar casi cualquier tipo de material plástico, incluidos los plásticos que aún tienen contaminación. Además, el reciclaje químico nos brinda la oportunidad de ampliar el proceso de reciclaje y empujarnos más rápido hacia el objetivo final de la economía circular, al devolver los materiales al ciclo de la materia prima. Con WASTX Plastic, los residuos plásticos se transforman en aceite de pirólisis, que se puede utilizar para producir nuevos plásticos.

Fuente: Investigación realizada por BioFabrik

Reciclaje químico y C02: ¿Cómo ayudamos a reducir las emisiones de C02?

La tecnología WASTX Plastic de Biofabrik no solo es revolucionaria porque ofrecemos una solución descentralizada y completamente automatizada para cerrar el circuito de plástico. Nuestras plantas también ayudan a reducir drásticamente la cantidad de emisiones de dióxido de carbono: con las plantas de plástico WASTX, los desechos plásticos no se arrojan a vertederos ni se incineran, sino que se transforman en aceite de pirólisis, que se puede utilizar para producir nuevos plásticos. Además, el reciclaje químico también reduce la necesidad de extraer más petróleo crudo, uno de los recursos más utilizados en el planeta. Como ingrediente principal para producir plásticos, se necesitará mucho menos petróleo crudo en el futuro si implementamos masivamente la tecnología de pirólisis – menos petróleo crudo, menos plásticos producidos a partir de él – menos plástico incinerado – menos C02 en nuestro medio ambiente. Hacer nuevos plásticos a partir de petróleo de pirólisis en lugar de petróleo crudo es mucho más eficiente y económicamente viable: el modelo se puede aplicar a una escala muy grande, con un efecto dañino mínimo en nuestro medio ambiente.


El camino hacia cero emisiones (y sin plástico)

Nuestra tecnología de reciclaje es capaz de reducir significativamente las emisiones de dióxido de carbono y realmente acabamos de comenzar. Ya somos únicos en el mercado cuando se trata de soluciones de reciclaje de plástico con el mejor impacto medioambiental posible. Nuestro CTO Ben Richters también ha comentado sobre esto: «Estamos haciendo todo lo posible para que nuestro plástico WASTX esté completamente libre de emisiones en el futuro, ya que siempre nos esforzamos por ser cada vez mejores y ofrecer las mejores soluciones disponibles en el mercado». Mantener nuestro medio ambiente limpio es nuestra prioridad número uno desde la fundación de nuestra empresa. Hemos dedicado más de una década de tiempo y esfuerzo para inventar la tecnología más prometedora que puede resolver la crisis del plástico; al hacerlo, también queremos ayudar a mitigar otros problemas ambientales, allanando el camino para las emisiones C02 y los residuos plásticos cero en el futuro. !

Fuente:

ZLATANOVA, D. (28 de 04 de 2021). WASTX Plastic: The road to ZERO Emissions via chemical recycling. Obtenido de BIOFABRIK: https://biofabrik.com/en/2021/04/21/wastx-plastic-the-road-to-zero-emissions-via-chemical-recycling/?utm_medium=email&_hsmi=123726876&_hsenc=p2ANqtz-9pAA9JPkkiU7Tuf3JXgSUHaSgx5_W1vgQl5GLp_4IUp50dQ_9B7nxGJgupy0AWK1-e54R4GWatUf-JoY9E7eyhEhn4QhZ6vYzfSm8xaAh2